2

Hay un componente de vanidad en el arte pretendidamente político, como si el artista se considerara a sí mismo el portador de verdades para el resto de los mortales. Repito, creo que un artista puede cambiar efectivamente algo en la estructura política que lo contiene siempre y cuando no se lo proponga. Creo que partiendo de la individualidad, de satisfacer las propias búsquedas, es como se puede llegar a tener una presencia en el resto de las personas, y quizás de esa manera producir un cambio.


O acaso está sempre presente na construção de seus trabalhos, como no vidro quebrado em cima do mapa da cidade de Buenos Aires, cujas rachaduras indicariam o caminho a ser seguido para criar o guia de Buenos Aires ("Buenos Aires Tour"), ou na combinação de linguagens a princípio incompatíveis para gerar uma composição inesperada, como em "Música incidental" ou em "Caja de música". Já nos recortes de jornal que se referem a acidentes, está presente um aspecto negativo do acaso, relativo à perda de controle sobre a própria vida. Você pode falar sobre a importância deste tema, o acaso, no seu trabalho?

Macchi: Coincido en que tengo una concepción bastante dramática del azar, y esto lo digo analizando la imagen subyacente en mis trabajos porque concientemente no tengo una posición muy clara con respecto al tema. El azar es una fuente de descontrol, y quizás por eso en casi todos mis trabajos el azar, una vez acaecido el accidente, aparece congelado, estabilizado, como si ese evento imprevisible fuera el basamento para una nueva estructura a construir.

El “Buenos Aires Tour” es eso, una construcción absolutamente obsesiva estructurada sobre un accidente, representado por un vidrio quebrado sobre el mapa de Buenos Aires. Mi concepción del azar difiere diametralmente de la idea situacionista, en donde la deriva es no sólo el origen sino también el que determina el desarrollo de la obra.

La situación política en nuestros países puede ser el origen de esta concepción: todo puede cambiar radical e irremediablemente en cualquier instante, aunque no descarto situaciones de mi propia historia que me pueden llevar a esta concepción. En un sentido amplio toda existencia es una sucesión de accidentes y de reacciones frente a esos accidentes.


Você acredita que a escolha por viver em Buenos Aires, independentemente da instável situação econômica e política de nossos países e de seu sucesso profissional no sistema internacional de arte, é uma decisão político-afetiva que interfere na produção de seu trabalho? Pergunto isso não apenas pela referência a Buenos Aires presente no guia ("Buenos Aires Tour"), mas pelo fato de você ter convidado um músico e uma escritora argentinos, que vivem fora do país, para voltarem, enfrentarem a cidade e colaborarem na produção deste "guia íntimo" da capital argentina.

Macchi: Buenos Aires es mi punto de referencia, mi base. Es el lugar del que conozco los códigos y donde me siento cómodo. No siempre el mejor lugar para vivir y trabajar es el que tiene la mejor y más estable situación económica y política. Esto lo comprendí después de dos años de permanencia en Europa. Sé que hay artistas que necesitan estar en los centros neurálgicos del arte contemporáneo. A mí eso me distrae demasiado, siempre tengo la sensación de estar perdiéndome algo: vivir en Londres fue en ese sentido un infierno. Y fue precisamente después de Londres que decidí que Buenos Aires sería mi lugar de residencia. Claro que esto lo pude hacer porque tuve la posibilidad de viajar permanentemente durante estos años. Si no, hubiera sido muy claustrofóbico.

Buenos Aires es además la ciudad de la cual surgen muchas de mis imágenes y obsesiones. No es una ciudad armoniosa, esta llena de contradicciones, y eso crea una sensación simultánea de amor y de rechazo. Es algo que no me pasó en otra ciudad, quizás porque no llegué a tener pasado en ellas.

Esta es la razón por la que llamé a dos porteños para que colaboraran en el "Buenos Aires Tour", porque conocían la ciudad y porque tenían un pasado en ella. De no haber sido así, quizás el trabajo hubiera quedado reducido a una cuestión más turística, más externa. Cuando pienso en este proyecto lo veo como un autorretrato en tres partes: el mapa de la ciudad y la ciudad misma dejan de ser el soporte de unos itinerarios turísticos para transformarse en un espejo.


Ana Paula Cohen
É curadora independente e crítica de arte. Trabalhou como curadora-assistente no Museu de Arte Moderna de São Paulo e no Kunstverein München, em Munique. Recentemente, fez a co-curadoria de projetos como "Totally motivated - A socio-cultural manoeuver" e "Telling histories - an archive and three case studies", além de organizar o simpósio "curating with light luggage", todos no Kunstverein München. É colaboradora de revistas de arte contemporânea como Art nexus (Bogotá) e EXIT express (Madri).


1 - "Azar" é a tradução de "acaso", no espanhol.

 
2